domingo, 11 de marzo de 2012

STOP CLAUSULAS ABUSIVAS A LOS FOTÓGRAFOS: RBA y su contrato abusivo.


El grupo editorial RBA pretende adueñarse de las fotografías de los fotógrafos que colaboran con sus Editoriales y Revistas para utilizarlas en el futuro e incluso para venderlas a terceros sin una compensación equitativa al autor fotógrafo.
Otro grupo editorial desea adueñarse de las creaciones fruto del trabajo y las inversiones económicas de los fotógrafos para utilizarlas en futuros productos sin pagar nada o una miseria : “Bienvenido al liderazgo, a la creatividad y a la innovación” reza la cabecera de la web del Grupo RBA”. 30 revistas cuyos ingresos por ventas rozan los 100 millones de euros anuales, casi el doble que su siguiente competidor.

En una carta que han recibido los fotógrafos que les proveen de las imágenes necesarias para comercializar sus productos se les dice:

“RBA está negociando con los colaboradores los derechos digitales de las fotografías. El acuerdo al que estamos llegado con todos ellos es que, el precio de las fotografías incluye también los derechos para la publicación digital de la mismas. Se trata, sencillamente, de un paso más para adecuar nuestro trabajo y el vuestro a la realidad tecnológica en la que nos movemos las publicaciones. Os adjunto el modelo de nuevo contrato. Gracias por tu colaboración.”

Aparentemente la colaboración que se nos pide consiste en ceder los derechos de las fotografías ya publicadas en las revistas en soporte impreso, para el uso en versiones digitales de los productos RBA, así como en sus webs, de modo totalmente gratuito. Pero cuando uno abre el contrato adjunto se encuentra con mucha más letra pequeña: por ejemplo, que RBA puede ceder los derechos de nuestras fotografías incluso a empresas terceras, a portales o plataformas web, teléfonos móviles, etc, en el ámbito mundial (hasta ahora era sólo España), y durante todo el plazo de vigencia de los derechos que ostente el autor.

El contrato pretende afectar incluso a “las fotografías que hubieran sido contratadas por RBA con anterioridad a este acuerdo”!!!

La contraprestación económica por usos posteriores a que se comprometen si uno firma su contrato es:
“- Segunda utilización: 50% sobre la tarifa pactada.
- Tercera utilización: 25%.
- Cuarta utilización: 15%”.

Conviene decir que “la tarifa pactada” significa la SUYA, que jamás han pactado, no subieron ni el IPC en la última década y que han rebajado dos veces en los últimos tiempos.

Cabe decir que en reutilizaciones en productos distintos del contratado inicialmente por el mismo cliente, lo habitual es pagar entre el 75% y el 100% de la tarifa del fotógrafo. Los descuentos por reutilización JAMÁS se aplican a terceras empresas que no tienen ya nada que ver con el uso inicial.

En su web RBA explica que quiere “Convertir el extenso patrimonio de contenidos de RBA en formatos audiovisuales de éxito. Esta ha sido la gran apuesta del Grupo RBA para canalizar su propio material hacia nuevos formatos multimedia: televisión, radio, Internet o telefonía móvil. Una apuesta basada en (…) transformar los contenidos editoriales del Grupo para los medios audiovisuales.

La única respuesta posible a estas pretensiones es un NO en toda regla. Son los fotógrafos quienes tenemos el derecho a decidir a quien y en qué condiciones cedemos nuestros trabajos. RBA es una empresa editorial con contenidos de calidad que no puede rebajar su prestigio intentando imponer un contrato de este tipo

lunes, 27 de febrero de 2012

Walking by London


Pasear por las calles de la metrópoli londinense es como comer en un buffet libre. Ante tus ojos se presentarán los platos más variados, de ti depende lo que qieras elegir y el como hacerlo.

 Es mi ánimo está el que disfrutéis de este paseo.






viernes, 17 de febrero de 2012

Madrid ciudad del Arte





Esta mañana he estado en JUSTMAD3, ayer visité ARTMADRID y el miércoles se inauguró ARCO. En total, entre las tres ferias de arte contemporáneo que se desarrollan en este momento en la capital hispana las galerías representadas suman más de 370 participantes. Mi primera reflexión es: ¿Hay mercado para tanto arte en un país en crisis, con casi cinco millones de parados, en el que el coleccionismo privado no está excesivamente extendido y las instituciones, principales clientes del sector, apuestan siempre por los mismos reconocidos autores?

Y en segundo lugar, ¿Qué aportan de novedoso o interesante estas ferias que justifique que los aficionados al arte y potenciales compradores se trasladen de una punta a otra de Madrid y se sobresaturen de las obras expuestas en ellas?

Supongo que las respuestas a estas y otras preguntas que podrían surgir dependen de muchas variables, sobre todo teniendo en cuenta las diferencias existentes entre unas y otras. 

ARCO es sin duda la reina madre, por su antigüedad, por su tamaño, por su carácter internacional. ARCO es la feria en donde los galeristas más reputados están por que hay que estar y los visitantes acuden tanto a ver como a ser vistos. Es también esa feria en la que uno se pregunta que ocurrirá para que se hable de ella aún antes de empezar.  En la presente edición que ha reunido a un total de 215 galerías de 29 países, con especial atención en los Países Bajos y Latinoamérica, tampoco podía faltar la polémica. Elena Asins, último premio Nacional de Artes Plásticas ha denunciado la venta no autorizada de obras suyas por parte de la Galería Altxerri y la Fundación Franco ha denunciado al escultor Eugenio Merino por una escultura que representa al general encerrado en una máquina de refrescos a la manera de un féretro.

Polémicas aparte hay que reconocer que la Feria ofrece una gran diversidad en sus propuestas, aunque en mi opinión siga apostando sobre seguro y el contenido de los espacios expositivos no difiera en demasía de lo que ya hemos visto en otras ocasiones. Como novedad se anuncia por parte de los responsables de la organización la denominada “Artista Destacado”, una apuesta de calidad que presenta a ARCO como espacio de descubrimiento de nuevos artistas y como foro de presentación de los programas de las galerías,  a las que se les ha invitado a desarrollar la presentación de un artista en especial. Estos trabajos serán recogidos en una nueva publicación que se llamará Libro de Artistas. Por su parte SOLO OBJETS, reúne doce proyectos o instalaciones de gran formato que se exhibirán en tres espacios de la Feria. 

JUSTMAD, por su parte es una feria joven en todos los sentidos. En sus tres años de andadura se ha ido haciendo un hueco entre las otras dos ya consolidadas. Y lo del hueco es prácticamente literal ya que de momento no tiene un espacio fijo en el que desarrollarse. El primer año lo hizo en el Matadero, en la emisión del 2011 en un inmueble de la calle Velázquez y en esta edición ocupa las plazas del garaje de uno de los hoteles más modernos de Madrid,  el Puerta de América. 

Giulietta Speranza, como directora artística de Art Fairs, la empresa responsable de este evento, es quien se ocupa de que todo se desarrolle como debe de ser. De momento ya ha conseguido que un total de 80 expositores se congreguen en este espacio para mostrar una variada y atractiva oferta comercial, en su mayoría de jóvenes artistas emergentes,  y con precios asequibles para aquellos que deseen comenzar su andadura en el mundo del coleccionismo del arte. Entre los visitantes de la feria eso si, podía verse a mucha gente joven que más que potenciales compradores parecían aspirantes a ver algún día sus trabajos colgados de los falsos tabiques que separan cada uno de los espacios ocupados por las galerías. Y entre éstas podemos encontrar junto a algunas ya veteranas como Arana Poveda, por ejemplo, con una muy buena muestra de la obra de sus artistas representados, a otras recién salidas del nido como es el caso de la galería-editorial Ogami Press, que abrió sus puertas hace apenas un año y medio o Sabrina Amrani que ha centrado su apuesta en artistas del norte de África y de Oriente Medio. 

He dejado para el final ARTMADRID quizás porque a mi particularmente es la que más me atrae. Mucho más pequeña que ARCO a nivel de galerías representadas, pero sin nada que envidiarle, sus 77 espacios expositivos en los que participan 58 galerías divididas entre el programa general, el programa Young Art y las novedades One Proyect y Art Edition, muestran una cuidada selección de obras y autores. También apuesta esta feria por jóvenes valores, así al proyecto de Young Art se ha sumado el One Proyect, un programa dirigido a galerías que presentan un proyecto específico de un artista menor de cuarenta y cinco años, realizados con nuevos medios y soportes no convencionales. Para este proyecto se han habilitado una serie de stands de 10 m2 en un espacio diferenciado del Pabellón de Cristal que acoge la feria. 

El público que acude a ArtMadrid, tal vez no sea masivo pero suele ser un público entendido que sabe lo que quiere y también que allí puede encontrarlo. Quizás se eche un poco en falta que el sector de la fotografía no esté algo más representado. De las tres ferias es la que menos obra fotográfica muestra. 

En cualquier caso de lo que no cabe duda es de que los amantes del arte tienen una cita ineludible en Madrid esta semana.







jueves, 3 de noviembre de 2011

Subasta De Fotografías Sin El Permiso De Sus Autores


El último atropello conocido contra la fotografía y sobre todo contra los fotógrafos es el que pretende perpetrar la firma Soler y Llach, conocida empresa de subastas con domicilio en Barcelona y Madrid. Dicha empresa ha anunciado en su catálogo, correspondiente a la subasta que se realizará el próximo 24 de Noviembre, la inclusión de una serie de fotografías pertenecientes a un grupo de reporteros entre los que se encuentran Paco Elvira, Navia, Gervasio Sánchez, Carlos de Andres, Marcos González y Carlos Carrión,. entre otros.

Ninguno de estos autores ha concedido permiso a Soler y Llach para que comercie con sus imágenes. De hecho no se les ha comunicado en ningún momento que las fotografías o negativos  iban a ser subastados. Los archivos parecen provenir, aunque está sin confirmar, del periódico La Información de Madrid que se publicó entre el 1992 y 1994, por lo que la finalidad de tales imágenes  fue en su momento la publicación en la prensa gráfica, pero no la venta del soporte como objeto de coleccionismo. Por tanto cada uno de los fotógrafos es, sin ningún lugar a dudas, el legítimo dueño de los derechos de autor de los negativos, las diapositivas o de las copias reproducidas de los mismos, y en su caso de haber fallecido el autor lo serían sus herederos.

Puestos en contacto con la casa de subastas a través de Elisa Pavón lo único que se ha sacado en claro es que, el lote tiene 2 partes: la primera, la de Emilio ruiz Mouirin; y la segunda, un total de  más de 20.000 fotos entre diapositiva, negativos y reproducciones. Es un archivo completo, pero la casa de subastas no puede facilitar la procedencia, ni siquiera al comprador. Asi que los fotógrafos agraviados si desean obtener algún tipo de información deberán hacerlo a través de un juez, previa denuncia de los hechos.

De momento, en la página web de Soler y LLach se pueden ver los lotes que se van a subastar,
https://www.soleryllach.com/soler4/catalogo/d/0350-2/0417   y sus precios de salida. Todos ellos por supuesto sin que hayan sido autentificados por sus legítimos propietarios, los autores de los mismos.

En estos momentos en que el oficio de fotógrafo no es precisamente una tarea fácil y en los que algunas editoriales intentan beneficiarse de la situación pagando precios irrisorios por los trabajos realizados, e incluso se pretende exigir que los fotoreporteros firmen cláusulas renunciando  a sus derechos de autor, la noticia de la subasta es, en mi opinión, la gota que puede llegar a colmar el vaso.

Esperemos que los responsables de este desaguisado sean capaces de reconocer el daño que están haciendo y rectifiquen, o en su lugar se tendrán que tomar las medidas oportunas tendentes a impedir que dicha subasta se lleve a cabo, entre las cuales no estaría de más hacer llegar las irregularidades de la misma a los posibles interesados en adquir los archivos.

viernes, 23 de septiembre de 2011

NO A LOS CONTRATOS DE CESIÓN ABUSIVOS: POR UNA PRENSA CREATIVA Y DE CALIDAD..




Escribimos esta carta con necesidad y urgencia. El hecho que la motiva es la pretensión de algunos de los grupos editoriales más importantes del país de hacer firmar a sus colaboradores gráficos y literarios un contrato que, en exclusiva en algunos casos, cede los derechos de explotación de los trabajos para cualquier uso, ilimitado en el tiempo, para todos los países del mundo e incluyendo la capacidad de comercialización a terceros; despojando a sus autores de todos sus derechos. Todo ello, además, por un precio muy por debajo de los mínimos admisibles para la publicación en un solo medio y una sola vez. En otras palabras, mediante estos contratos, estas empresas de comunicación pretenden hacerse con un archivo fotográfico y de texto para revenderlo y utilizarlo a su antojo sin limitación alguna.

Nuestro trabajo, obras fotográficas y literarias, no es producto de una acción mecánica, sino consecuencia de una labor creativa en la que cada uno da lo mejor de sí mismo para hacer llegar al público una narración original y personal que nunca será igual a otra. Por ello, nuestras obras están reconocidas y protegidas por leyes nacionales e internacionales, y esta protección, que genera unos derechos tanto morales como patrimoniales, no sólo defiende nuestros intereses como creadores sino que contribuye a que todos, como ciudadanos, podamos disfrutar del acceso a un contenido de alta calidad, creatividad y rigor informativo en las publicaciones que puedan encontrar en quioscos y páginas web, como corresponde a la alta capacitación y entrega de sus autores.

Sin embargo, la intención por parte de las empresas editoras de apropiarse de todos los derechos de explotación de las obras de sus colaboradores mediante la obligatoriedad de firmar un contrato, ya sea para ceder en exclusiva el trabajo realizado o pretender que éste sea considerado obra colectiva en el que editor pasa a ser titular de todos los derechos de explotación del mismo, significa poner entre la espada y la pared a todos aquellos que utilizan sus cámaras y sus bolígrafos para hacer algo más que una labor rutinaria. Cualquier autor está obligado a negarse a firmar un  contrato que lesiona sus derechos más fundamentales, un derecho que está incluso reconocido por la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, cuyo Art. 27 dicta: “Toda persona tiene derecho a la protección de sus intereses morales y materiales derivados de toda protección científica, literaria o artística de la cual es autor.”

Además, ¿por qué no obligan estas empresas a firmar los mismos contratos a las agencias de noticias y bancos de imagen, dado que proveen de los mismos materiales que los autores autónomos? Este hecho constata la evidente indefensión que sufren estos últimos.

Esta pretensión, fuera de toda honestidad empresarial, se suma a la merma de las valoraciones económicas que los trabajos periodísticos han sufrido justificadas por la crisis económica. También han sido progresivamente disminuidos los medios para poder hacer un trabajo serio y riguroso. La consecuencia evidente para todo lector atento ha sido la pérdida de calidad en los contenidos de periódicos y revistas. Desposeer a los autores de sus obras mediante una firma, que tiene más de extorsión que de práctica empresarial, es condenar a sus propias cabeceras a nutrirse de unos contenidos de cada vez menor calidad e interés, con lo que la pérdida terminará siendo no sólo para nosotros sino para todos aquellos lectores que acuden al quiosco en busca de contenidos de calidad y esto es el principio de la propia desaparición de dichas cabeceras y sus puestos de trabajo.

Por todo lo expuesto, solicitamos su apoyo para que estos contratos, cuyas cláusulas quedan fuera de toda ética profesional, no sean impuestos a ningún redactor o fotógrafo, evitando así poner en riesgo la continuidad de nuestra profesión y el derecho de los ciudadanos a ser informados no sólo libremente, sino de una manera profesional, rigurosa y creativa.

viernes, 9 de septiembre de 2011

Miles de fotógrafos piden a través de las redes sociales a Correos que cambie las bases de su concurso de fotografía.

Ya somos más de 4000 en el grupo de Facebook STOP CLAUSULAS ABUSIVAS A LOS FOTÓGRAFOS que creó Tino Soriano. El chantaje a los profesionales para que cedan los derechos de sus imágenes y las bases abusivas de los concursos no pueden continuar.

Cada día se integran en el grupo nuevos compañeros de todos los puntos de nuestra geografía y cada día también, por desgracia, se reciben noticias de nuevos atropellos cometidos contra el colectivo de fotógrafos. También hay que decir que algunas de las acciones emprendidas han dado unos magníficos resultados y que son varios los organismos que han reconsiderado las bases de sus concursos gracias a la intervención de STOP Cláusulas Abusivas a los Fotógrafos.


En estos momentos el objetivo del grupo, entre otros, es lograr que CORREOS, reconsidere y rectifique las bases de su concurso, en los términos en que resultan inaceptables para los fotógrafos participantes. Os dejo el enlace a la página del grupo para que podáis leer el artículo completo.

http://www.stopclausulasabusivasalosfotografos.com/2011/09/miles-de-fotografos-piden-traves-de-las.html

Necesitamos tu ayuda, ya sabes, la unión hace la fuerza. Si eres fotógrafo, da igual profesional que amateur, o si simplemente te interesa la fotografía, ayudanos a conseguir que ésta ocupe el lugar que le corresponde y a que quienes viven de ella puedan hacerlo de una manera digna, sin verse rebajados por quienes no valoran su trabajo e intentan apropiarse de él sin una contraprestación a cambio o con claras cláusulas abusivas e intolerables en los contratos.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Jessica Lange expone sus fotografías por primera vez en Europa




 El Centro Niemeyer de Avilés, en colaboración con diCHromA Photography (Madrid) y gracias a la cortesía de la Howard Greenberg Gallery (Nueva York), presenta por primera vez, a partir del 10 de Septiembre, la exposición Unseen, de la actriz y fotógrafa estadounidense Jessica Lange

La exposición reúne 78 fotografías (12 de las cuales son hojas de contactos), tomadas durante estos últimos veinte años, y se articula en dos series: “Things I See” y “On scene – Unseen, Mexican Suites.”

Producida por diCHromA Photography, y comisariada por Anne Morin, la exposición tendrá lugar en el Centro Niemeyer de Avilés, a partir del 10 de septiembre hasta el 27 de noviembre de 2011. Jessica Lange estará presente el día de la inauguración.

En 1967, Jessica Lange obtiene una beca de la Universidad de Minnesota para estudiar fotografía, pero los avatares de la vida estudiantil la llevan a España y, posteriormente, a París, donde decide anteponer el arte dramático a su práctica fotográfica. En ese momento comienza su carrera de actriz, que la ha llevado a convertirse en protagonista de títulos emblemáticos en la historia del cine y a recibir dos Oscar como mejor actriz, por sus actuaciones en Tootsie en 1983 y por Blue Sky en 1995.

Pero hasta comienzos de los años noventa (cuando Sam Shepard le regala una Leica M6), Jessica Lange no retoma su actividad fotográfica, tomando sus imágenes en el transcurso de sus viajes. Estados Unidos, Francia, Finlandia e Italia son algunos de los países que recorre, aunque demuestra una especial predilección por México, “por sus luces y sus grandes noches”, como ella misma señala.



Información cedida por Álamo  Comunicación