viernes, 29 de mayo de 2009

Tarde Difícil en las Ventas


Ayer día 28 de Mayo no será recordado en la plaza de las Ventas por la calidad de los festejos, la irregualridad tanto de los distros como de las ganaderías fue tan latente que apenas pudimos distinguir algunos pases de muleta y un par de banderillas más o menos bien puestas.
Ni los toros de Guardiola Fantoni ni los de Cebada Gago permitieron a los maestros realizar una buena faena. Sin embargo se sucedieron los incidentes.
En el primero de la tarde Luis M. Encabo fue volteado por el toro mientras colocaba un par de banderillas, a dios gracias sin consecuencia alguna para el torero. Peor suerte corrió Salvador Cortés, quien en su primera intervención con el último toro de Cebada Gago resultó herido cuando casi terminaba la faena con la muleta y ya a punto de entrar a matar. El diestro fue trasladado a la enfermería, en donde fue sometido a una intervención por parte del doctor Máximo García Padrós, de una cornada en el tercio inferior de la cara anterior del muslo izquierdo, de aproximadamente veinte centimetros. También sufrió algunos gopes en la cabeza que le produjo el animal durante el forcejeo. El Parte médico firmado por el cirujano calificó las lesiones como "pronóstico menos grave."


El héroe de la tarde resultó ser uno de los monosabios, que en el sexto toro sostuvo una dura prueba de fuerza con el animal, quien tras derribar al picador de su montura se empeñaba en abatir al caballo. Para él fue la única sentida y acalorada ovación que se produjo en la plaza.

sábado, 23 de mayo de 2009

Rincones de Madrid: "Los Gatos"


Debido a mis múltiples actividades y obligaciones, hace algún tiempo que no realizo entradas en esta página con asiduidad, sin embargo espero poder hacerlo de ahora en adelante más a menudo, y nada mejor para reanudar mis escritos que el traer hasta vosotros uno de los rincones más carismáticos de Madrid.



Allá por finales de los setenta, principios de los ochenta, surgieron en Madrid, concretamente en lo que hoy se conoce como el Barrio de las Letras, una serie de locales de ocio, tabernas, pubs, cervecerías, restaurantes. Muchos de ellos se convirtieron en lugar de referencia para los amantes de la buena cerveza, la buena conversación e incluso en algunos casos la buena música.



Con el tiempo varios de esos locales han ido cambiando de dueño y de imagen, pero algunos se han mantenido fieles a su buen hacer, tal es el caso de “Los Gatos”, una cervecería situada en el número dos de la calle Jesús y regentada por Miguel y Lola. Entrar en “Los Gatos” es como entrar en una tienda de antigüedades o en el almacén de atrezo de un viejo teatro. La espectacular decoración entre la que puedes encontrar incluso un antiguo confesionario, que hace las veces de bodega, o una motocicleta colgada a ras del techo, invita a contemplar con detenimiento cada rincón del bar.


Y que mejor mientras lo contemplas que degustar algunas de las exquisiteces que allí se preparan. Ensaladas, pinchos, conservas o un buen jamón de Jabugo regado todo ello con una cerveza o un excelente vino son capaces de tentar a cualquiera. Si a ello le añades el buen trato, la profesionalidad y la amabilidad de todos cuantos trabajan allí de seguro que pasarás a formar parte de su clientela, y es que el que prueba una vez, repite.