sábado, 23 de mayo de 2009

Rincones de Madrid: "Los Gatos"


Debido a mis múltiples actividades y obligaciones, hace algún tiempo que no realizo entradas en esta página con asiduidad, sin embargo espero poder hacerlo de ahora en adelante más a menudo, y nada mejor para reanudar mis escritos que el traer hasta vosotros uno de los rincones más carismáticos de Madrid.



Allá por finales de los setenta, principios de los ochenta, surgieron en Madrid, concretamente en lo que hoy se conoce como el Barrio de las Letras, una serie de locales de ocio, tabernas, pubs, cervecerías, restaurantes. Muchos de ellos se convirtieron en lugar de referencia para los amantes de la buena cerveza, la buena conversación e incluso en algunos casos la buena música.



Con el tiempo varios de esos locales han ido cambiando de dueño y de imagen, pero algunos se han mantenido fieles a su buen hacer, tal es el caso de “Los Gatos”, una cervecería situada en el número dos de la calle Jesús y regentada por Miguel y Lola. Entrar en “Los Gatos” es como entrar en una tienda de antigüedades o en el almacén de atrezo de un viejo teatro. La espectacular decoración entre la que puedes encontrar incluso un antiguo confesionario, que hace las veces de bodega, o una motocicleta colgada a ras del techo, invita a contemplar con detenimiento cada rincón del bar.


Y que mejor mientras lo contemplas que degustar algunas de las exquisiteces que allí se preparan. Ensaladas, pinchos, conservas o un buen jamón de Jabugo regado todo ello con una cerveza o un excelente vino son capaces de tentar a cualquiera. Si a ello le añades el buen trato, la profesionalidad y la amabilidad de todos cuantos trabajan allí de seguro que pasarás a formar parte de su clientela, y es que el que prueba una vez, repite.





2 comentarios:

  1. Muchas Gracias por la información Conchita, me pasaré un día a verlos y a tomarme unas caás y unas tapas. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola amiga. Te digo lo mismo que Victor Roblas...pero ¿cómo es que todavía no hemos ido allí?. Tiene una pinta fenómena. Besos wapa.

    ResponderEliminar