miércoles, 28 de enero de 2009

Que no pare la música



Hoy en día para asistir a un concierto no hace falta ir al teatro. En cada rincón de cada ciudad podemos encontrar a alguien desgranando notas de una guitarra, un acordeón o una quena. Incluso en ocasiones se encuentran bandas u orquestas al completo. La mayoría son gente procedente de los paises del este de Europa y, aunque algunos son aficionados, otros formaban parte de una gran orquesta en sus respectivas ciudades y probablemente habrán acompañado en más de una ocasión los pasos de El Lago de los Cisnes o los trinos de Aida.


También los emigrantes de América del sur nos traen su música. Hay personas a las que les molesta verles entrar en el vagón del metro con sus sikus y sus charangos, pero a mi la verdad me parece maravilloso quitarme los últimos rastros del sueño con el sonido de El Cóndor Pasa o de Carnavalito.


Creo que las escasas monedas que reciben a cambio de sus melodías no son nada comparado con el placer que se experimenta al escucharles y por eso yo les pido, por favor Que no pare la música.

miércoles, 21 de enero de 2009

Madrid, Carne de Grafitti





Cuando hace unos años hablabamos de Grafittis, nos imaginabamos paredes firmadas por gente como el legendario Muelle, o alguno de sus seguidores, nunca se nos habría ocurrido pensar en auténticos murales o verdaderas obras de arte, que con los años llegaron a realizarse. Pero como todo evoluciona, con el tiempo fuimos viendo como aquello degeneraba y las paredes de las ciudades se convertían en estercoleros en los cuales multitud de jovenes dejaban su impronta sin más motivo que ensuciar las mismas. Lo que empezo siendo un acto de rebeldía ya ni siquiera tenía un sentido determinado.





Hoy, estamos sufriendo otra transformación en este campo. Los propietarios de las tiendas hartos de ver pintarrajeados sus muros y cierres han tomado la delantera y contratan a Grafitteros para que les decoren los mismos con motivos afines al lugar. Podemos encontrar puertas de floristerias decoradas con flores, charcuterías en cullas paredes hay verdes prados y vacas pastando, relojerías cuyos cierres representan antiguos relojes de pared y un sinfin de motivos. Al mismo tiempo encontramos decorados kioskos de periódicos o cualquier otra cosa que se encuentre en la calle con alusiones lúdicas, sin ninguna relación aparente con ellas



.




No cabe duda de que la ciudad está cambiando, y sin embargo nosotros seguimos haciéndonos la misma pregunta ¿El Grafitti es arte, provocación o un simple atropello? A lo visto de algunos lugares, no me cabe duda de que en ésto, como en todo, hay verdaderos artistas y verdaderos gamberros.











sábado, 17 de enero de 2009

La dificultad de ayudar






Hay ocasiones en que la palabra solidaridad o el simple hecho de ayudar a una persona no resulta fácil. Desgraciadamente cada vez son más las escenas como ésta que podemos encontrar en la calle.



Yo había salido a hacer unas fotos e intentaba captar una imagen cuando esta mujer se paro justo al lado del lugar que yo intantaba fotografiar. Se sintió mal y aunque su intención fue sentarse en los escalones del portal cayó al suelo. Se sujetaba el estomago con fuerza y lanzaba grandes gritos de dolor, al tiempo que parecía estar ausente. Una pareja joven que pasaba por allí se detuvo a su lado indecisa, queriendo ayudar pero sin estar muy seguros de que hacer.



Crucé desde la acera de enfrente e inclinándome sobre la mujer vi que estaba semincosciente, asi que llamamos a emergencias al 112, al tiempo que intentabamos hablar con ella, que entre perdidas de conciencia se retorcía de dolor. La policía y el Samur llegaron más o menos a la par, no tardarían más de siete u ocho minutos. Cuando la mujer se dió cuenta de su presencia se replego en si misma. Consiguieron levantarla pero se nego sitematicamente a que le prestaran ninguna ayuda.



Era evidente que sufría una intoxicación por algún tipo de droga, ya que no olía alcohol. Los agentes y el personal del Samur nos informaron de que si ella se negaba a recibir ayuda no podían hacer nada. Ante el temor de que tuviera en su interior bolas de cocaina o alguna otra sustancia, entre todos intentamos convencerla de que al menos dejara que le tomaran la tensión y le hicieran la prueba del azucar. Por un momento pareció que habíamos conseguido convencerla pero al regresar el médico del Samur, que ya estaba preparado junto con su equipo para partir, volvió a negarse a ser atendida. Finalmente todos acabamos marchandonos y la dejamos allí, sintiendonos frustrados, pensando que tal vez en unas horas la situación se agravaría y que no habiamos hecho lo suficiente, pero ¿qué podíamos hacer?, ¿que hacer en una situación como ésta?, ¿Se debería obligar a alguien a ser atendido medicamente cuando el individuo no lo desea?, ¿Dónde acaba la solidaridad y empieza el entrometimiento? y sobre todo ¿Cómo podríamos evitar que alguien llegue a estos extremos en que su vida les importa tan poco que ni siquiera quieren ser ayudados?








domingo, 11 de enero de 2009

Paz y Libertad para Palestina




Paz y Libertad para el pueblo palestino. Esas eran los consignas que se coreaban hoy a mediodia en las céntricas calles de Madrid. Unas cuarenta mil personas participaron en la manifestación a favor de que se pare la "guerra" en la franja de Gaza. Lo mismo ocurría en París, Lyon, Amberes, y otras ciudades del resto del mundo, incluidos paises como Alemania, Italia, Reino Unido, e incluso en algunos puntos de Estados Unidos. De nada ha servido, Israel ha comunicado a Sarkozy que no habrá alto el fuego.

No voy a opinar sobre quien es más malo en esta espeluznante película. Cuando se trata de vidas humanas y de aquellos que las arrebatan, todos lo son. Pero si me gustaría romper una lanza a favor de las victimas de la masacre, aquellos a los que eufemísticamente algunos llaman "daños colaterales". No puedo concebir que se bombardee una escuela, ni un hospital.
No puedo entender que se prive de alimentos, de medicinas y de
las más mínimas atenciones primarias a todo un pueblo, basándose en la hipótesis de que entre ellos puede estar escondidos ciertos terroristas.
Los Palestinos son desde hace demasiado tiempo, un pueblo desposeido, castigado y olvidado. Hoy miles de personas haun unido sus voces en un clamor pidiendo justicia para ellos, pero mañana esto será una pura anecdota y nadie se acordará de ella. No se trata sólo de parar las matanzas, se trata de que de una vez por todas se les reconozca como una nación, de que se acabe el bloqueo de productos básicos, de que tengan los mismos derechos que el resto de sus vecinos.

A veces me pregunto para que sirve la Historia, si una y otra vez acabamos cometiendo los mismos errores, si los pueblos oprimidos acaban siendo opresores. Me gustaría pensar que algún día existirá un mundo sin guerras, un mundo en donde los pueblos puedan convivir sino como hermanos al menos como buenos vecinos. Ya se que es un sueño prácticamente inalcanzable, pero aún así es mi sueño y no pienso renunciar a
él, ni siquiera en estos momentos en que la cruda realidad nos indica lo contrario.



























sábado, 10 de enero de 2009

Año de Nieves, Año de Bienes






Es tan poco usual ver nevar en Madrid que ayer muchos de nosotros nos lanzamos a la calle como locos al ver los copos caer desde la ventana. Las aceras, los bancos, los coches, todo aparecía cubierto por un manto blanco y sin pensarlo dos veces corrimos hacia el parque mas cercano para arrojarnos bolas de nieve, para intentar construir un muñeco o algo similar, para deslizarnos por el tobogán sin pensar en las posibles caidas y sus consecuencias. Y es que ayer, por un momento, todos buscamos en nuestro interior ese pequeño Peter Pan que llevamos dentro y nos sentimos niños. ¡Ojalá nevara todos los años! Aunque sólo sea un ratito.












martes, 6 de enero de 2009

José Cendón liberado



Hoy es un gran día para todos los fotógrafos y para todas las personas. Con un poco de adelanto los reyes nos trajeron el mejor regalo que podíamos tener, la liberación del compañero José Cendón.

El fotógrafo liberado quiere viajar a Galicia en una semana
N. J. - Madrid - 06/01/2009

José Cendón trataba de recuperarse ayer de 38 días de secuestro en montañas somalíes en la residencia del embajador español en Nairobi, Nicolás Martín Cinto. Le acompañaba ya su hermana Julia, que viajó a Kenia para llevarlo de vuelta a casa, "porque si no, no viene", aunque la negociación sobre este asunto entre ambos debía continuar ayer porque Cendón mantiene su intención de pasar antes por su casa de Etiopía "a recoger algunas cosas y ver a los amigos". Antes tendrá que resolver un problema: "He perdido las llaves". "Depende de la disponibilidad de los vuelos, pero calculo que en una semana estaré en España", añadió ayer desde Nairobi.
La noticia en otros webs

Cendón, de 34 años, ganador del prestigioso premio World Press Photo, ha trabajado en Ruanda, Uganda, Burundi, la República Democrática del Congo y conocía muy bien Somalia y sus peligros, "por eso cuando nos secuestraron ya sabía un poco cómo se iba a resolver la cosa", explicó. El fotógrafo quiere volar a Galicia para que sus padres vean con sus propios ojos que los piratas le trataron bien y volver cuanto antes al trabajo, en África. "No me atraen los sitios que marchan bien", confesaba a este periódico en una entrevista a finales de 2007.
Fuente de información : el país digital.

domingo, 4 de enero de 2009

Olvida los tambores


Cuando una persona abandona su país para emigrar a otro lugar lo hace porque espera mejorar su calidad de vida, o porque no tiene nada que perder, o porque espera ganar algo. Por regla general vienen ligeros de equipaje, dejan atrás su casa, su familia, sus amigos, su forma de vida. Intentan adaptarse a las costumbres del país anfitrión, aunque no siempre lo consiguen, algunos ni siquiera lo intentan. Tienden a formar pequeños guetos, a distanciarse de los autoctonos y de otros pueblos inmigrantes como ellos.

Son muchas las diferencias que hay entre unos y otros, pero a veces existe un nexo en común, un lenguaje que todos entienden, algo que de algún modo puede unirlos durante unas horas. Ese punto de encuentro es la música, al son de los tambores se reunen cada domingo por la tarde en el Parque del Retiro y con cada redoble, que nos produce un estremecimiento en la boca del estomago, marcan su territorio, un territorio habitado por blancos y negros, africanos, sudamericanos, españoles, habitantes de la Europa del este y todo aquel que quiera unirse al grupo. Seguramente les resulte consolador pensar que por unos instantes todos bailan al son que ellos tocan.

¡Hola!




Hace mucho tiempo, cuando era una niña y de eso ya ha llovido, me hubiera gustado tener un lugar en donde compartir mis visiones. Soy una persona persistente y al fín he conseguido el medio para llevar a cabo ese deseo. Soy nueva en ésto y no se muy bien como funciona, pero puedo aprender y eso es lo mejor que hay en mí.


Todas las edades son buenas para aprender y siempre hay algo en lo que iniciarse y que nos de un nuevo motivo para disfrutar y seguir a delante.


Para empezar me gustaría explicar quien soy. Soy una persona inquieta, a la que le gusta viajar, leer, conocer y compartir y como a veces se me dan mejor las imágenes que las palabras, lo último suelo hacerlo a través del objetivo de mi cámara.