miércoles, 21 de enero de 2009

Madrid, Carne de Grafitti





Cuando hace unos años hablabamos de Grafittis, nos imaginabamos paredes firmadas por gente como el legendario Muelle, o alguno de sus seguidores, nunca se nos habría ocurrido pensar en auténticos murales o verdaderas obras de arte, que con los años llegaron a realizarse. Pero como todo evoluciona, con el tiempo fuimos viendo como aquello degeneraba y las paredes de las ciudades se convertían en estercoleros en los cuales multitud de jovenes dejaban su impronta sin más motivo que ensuciar las mismas. Lo que empezo siendo un acto de rebeldía ya ni siquiera tenía un sentido determinado.





Hoy, estamos sufriendo otra transformación en este campo. Los propietarios de las tiendas hartos de ver pintarrajeados sus muros y cierres han tomado la delantera y contratan a Grafitteros para que les decoren los mismos con motivos afines al lugar. Podemos encontrar puertas de floristerias decoradas con flores, charcuterías en cullas paredes hay verdes prados y vacas pastando, relojerías cuyos cierres representan antiguos relojes de pared y un sinfin de motivos. Al mismo tiempo encontramos decorados kioskos de periódicos o cualquier otra cosa que se encuentre en la calle con alusiones lúdicas, sin ninguna relación aparente con ellas



.




No cabe duda de que la ciudad está cambiando, y sin embargo nosotros seguimos haciéndonos la misma pregunta ¿El Grafitti es arte, provocación o un simple atropello? A lo visto de algunos lugares, no me cabe duda de que en ésto, como en todo, hay verdaderos artistas y verdaderos gamberros.











4 comentarios:

  1. Efectivamente, unos son artistas y otros gamberros.. A mi me gusta ver este tipo de arte, pero me molesta cuando fastidian mobiliario público o la fachada de un bloque de edificios.. Generalmente los que hacen estos no son artistas.. sino simples gamberros con un bote de spray que quieren dejar su firma en cualquier lado.
    Me ha gustado la iniciativa de esos tenderos..

    ResponderEliminar
  2. Como todo,hay verdaderos artistas y luego estan los que no llegan ni a aprendices,que compran un spray y se dedican a firmar, en todas las peredes.

    salu2

    ResponderEliminar
  3. Hay mucho vándalo grafitero, si, sin embargo puedo decir que he visto verdaderas obras de arte, y, que transmiten emociones mejor que el 90% del arte que se comercializa en los circuitos del mundo podrido de las agencias y marchantes. Por otra parte, el grafiti es tan antiguo como el hombre, he visto grafitis en las cuevas de Maltravieso en Cáceres en los que metían barro y cenizas en la boca y soplaban sobre sus manos para dejar la marca personal, los he visto en Egipto en el que durante 5.000 años se han ido superponiendo unos obre otros. Es algo primario y masculino, muy masculino, una marca personal, la meda del perro en la esquina, es la forma de de decir este es mi territorio, también es forma de trascender y decir "yo he estado aquí", "soy yo", está muy vinculado a la hibris.

    ResponderEliminar