viernes, 4 de septiembre de 2009

París, cuatro días de Noviembre


El día 2 fue sin duda un buen día. Ese día inauguré una exposición en la Taberna Rayuela, en la calle de la Morería, 8, en pleno centro de Madrid. Un local con un gran encanto regentado de forma extraordinaria por Fede.

Fue un gran día porque se trata de mi primera exposición en solitario, fue un gran día porque sin animo de resultar pedante me encuentro bastante satisfecha del trabajo realizado, y sobre todo fue un gran día porque en un momento muy importante para mí me vi rodeada y arropada por familiares y amigos. En esta ocasión puedo decir que si bien no estaban todos los que son, si son todos los que estaban.

Si a alguno os apetece ver mi trabajo sólo teneis que acercaros por allí pues la exposición estará en el local hasta el día 30 de septiembre, y de paso podreis tomaros una cervecita y degustar algunas de las deliciosas tostas que allí preparan, o cualquier otra cosa de la carta ya que os garantizo que todo está exquísito.

2 comentarios:

  1. Un placer poder haber compartido contigo ese dia tan importante para tí (para mí en cierto modo también lo fué; soy feliz cuando veo feliz a mis amigos). La Exposición merece la pena (es un trabajo excelente) y el sitio, que os voy a contar.....que se está genial y se come y bebe mejor. NO OS LO PERDAIS.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  2. Conchita, nos encantó tu trabajo, sobre todo el logro de las texturas pictóricas...y claro siempre nos quedará París. Besos. Raúl Domingo y Carmen Dalmau.

    ResponderEliminar