domingo, 29 de mayo de 2011

Asamblea y Sol-idaridad


Ni la tormenta descargada esta mañana, ni el fuerte sol del mediodía han impedido que miles de personas se reunieran hoy en la Puerta del Sol en una asamblea multitudinaria en la que alrededor de 140 representantes de los barrios y municipios de la comunidad de Madrid, han ido desgranando las propuestas y acuerdos a los que llegaron ayer en sus respectivas reuniones. 

En casi todos los casos parece haber consenso en una serie de puntos como son: el apoyo a los concentrados de Barcelona, desalojados ayer por las fuerzas de seguridad tras la orden dictada por la Consejería del Interior de la Generalitat Catalana; la solidaridad para con los detenidos del 15-M; una serie de nuevas reuniones, con periodicidad variable según los barrios, en las que se concretarán las propuestas de los ciudadanos, y el fin de los privilegios de la clase política y los bancos. 

Por su parte los Indignados del 15-M proponen terminar la acampada con una marcha, que se celebraría desde la Puerta del Sol a la de Alcalá, o viceversa, para lo cual se barajaba como probable la fecha del 18 de junio, y posteriormente levantar el campamento de un modo festivo. La fecha de este último acto dependería de la última reunión que celebren los municipios y se calcula que pueda ser a partir del 20 de junio.

En todo momento, las personas concentradas en la Puerta del Sol han mostrado un alto grado de solidaridad. Las intervenciones de los portavoces de los distintos distritos han sido traducidas al lenguaje de los signos por dos jóvenes intérpretes, que han aguantado bajo el sol y a veces a la sombra de un paraguas que sostenía un compañero. 

Constantemente se ha distribuido agua entre los asistentes y también se ha utilizado en pequeños sprays para refrescar a la multitud. En el puesto habilitado como enfermería se disponía de lociones para evitar las quemaduras del sol y éstas han sido también distribuidas entre los asentados por jóvenes voluntarios. Incluso se han llegado a repartir algunos bocadillos, dentro de las limitaciones de lo posible. 

Aunque supongo que cuando llegue el momento de levantar el campamento la tarea de limpieza será ardua, algo inevitable dado el tiempo que los concentrados llevan viviendo allí, lo cierto es que la mayoría de ellos recogen la basura que generan y abogan por el reciclaje y por una convivencia responsable.
Ahora toca esperar y ver cual es el resultado de los movimientos generados en casi todo el territorio español y si alguna de las propuestas lanzadas por los ciudadanos logra llegar a buen fin.







1 comentario:

  1. Ahora es cuando va a empezar lo más difícil, que una vez que la gente pierda la imagen de referencia "la acampada" no olvide y no desfallezca.
    Ahora más que nunca es dondé se va a medir la verdadera importancia de este movimiento, de este paso hacía ese mundo mejor con el que todos soñamos y del que todavía no se ha puesto el primer ladrillo aunque si se ha empezado allanar el camino......

    ResponderEliminar